Cuidados y recomendaciones para los nuevos propietarios de un conejo

Si has adquirido un conejo como mascota debes conocer bien cuáles serán las necesidades de este a lo largo de su vida.

Por conocer algo de la especie, debes saber que su nombre científico es Oryctolagus cuniculus, y no es un roedor, sino un lagomorfo. Son animales gregarios y territoriales, por lo que disfrutarán de la compañía de algún otro miembro de su especie mientras sean debidamente socializados para evitar peleas. Al ser animales fundamentalmente crepusculares cuando más actividad tendrán será al atardecer y al amanecer, habiendo individuos que pueden resultar ruidosos por la noche. El resto del día suelen tener poca actividad, dedicando la mayor parte del tiempo a descansar.

Según el trato que se mantenga con el conejo y si vive acompañado de otro miembro de su especie, pueden ser más o menos sociables, pero en general no les gusta que los levanten del suelo o los acunes en tus brazos.
Debes saber que tu conejo tendrá unas necesidades que tendrás que satisfacer:

Alimenticias/ nutricionales:

Son animales fundamentalmente folívoros, esto es, que la mayor parte de su dieta serán verduras de hoja. En un conejo adulto, el heno debe constituir el 80% de su dieta y la verdura (fundamentalmente de hoja) el 20% restante.
El pienso se considera un suplemento, y según el peso del conejo le aportaremos una o dos cucharadas soperas rasas al día. Este pienso a su vez debe ser de buena calidad, un pienso no es una mixtura de semillas, y en su composición por la misma lógica los cereales deben constituir un porcentaje bajo respecto al total de ingredientes. En conejos de menos de 8 meses la ración de pienso puede ser bastante mayor, para aportar una mayor cantidad de proteína y energía necesaria para su crecimiento. No es tan importante el control de su ingesta hasta esta edad, pero siempre aportando heno y verduras y comprobando que ingieran el heno pues cuando haya que restringir el pienso puede que cueste hacer la transición.

El heno al representar un porcentaje tan elevado de su dieta es recomendable variarlo, existen muchas especies comercializadas, o mezclas de especies. Son las más conocidas el heno de festuca (que habitualmente suelen combinar con otros añadidos como flores, llamándolo heno con flores), el heno de avena, el heno de huerto y el heno de Timothy.

Lo más cómodo para aportar el porcentaje diario de verdura en la dieta es comprar las mezclas de ensalada para personas, las cuales contienen verduras de hoja como los canónigos, rúcula, escarola, lechuga, etc. Puedes también aportar las hojas de la zanahoria o del diente de león cuando es temporada. Por ejemplo las acelgas, las espinacas, el brócoli o el pimiento pueden ser suministrados un par de veces en semana. En otra entrada detallaremos más información sobre lo que se le puede dar de comer a un conejo. La fruta no es necesaria y en caso de aportarla debe ser en pequeña cantidad, como premio. Las piedras de calcio y las barritas de cereales, así como chuches de mala calidad están contraindicadas.

Dedicación y entretenimiento:

Lo recomendable es mantener los conejos sueltos en casa, y acondicionar las casas o el espacio que se les dedique para que no dañen muebles o cables. Con los conejos se consigue que hagan sus necesidades en su cajón, pero los cables deben estar protegidos o en alto. La arena de gatos como sustrato está contraindicada, así como aquellos sustratos irritantes para la piel o que levanten polvo. Se pueden usar sustratos como el de viruta de madera prensada o de papel prensado.

Atención veterinaria especializada:

La medicina de conejos es muy particular, con grandes diferencias con los perros y los gatos, siendo de entrada animales presa que sufrirán de estrés si tienen perros y gatos cerca (en la mayoría de los casos, hay excepciones que se adaptan muy bien). El ser animales presa también los condiciona a la hora de manifestar enfermedad, en la naturaleza tienen que ocultar sus síntomas en caso de estar enfermos para no ser un blanco apetecible a los depredadores, por lo que muchas veces nos daremos cuenta de que están enfermos con más retraso que en otras especies.

Es muy importante que no tengan secreciones nasales, que no tengan lagrimeo o irritación en los ojos, que no tengan sobrepeso, que no dejen de comer o tengan diarreas (ambos motivos suelen implicar urgencia en la atención veterinaria). Cualquier alteración de estas, o en su piel, o en su propia vitalidad son motivo para hacer una visita al veterinario.

Las enfermedades que vacunamos son la mixomatosis y la enfermedad vírica hemorrágica, que recomendamos vacunar porque se pueden transmitir por mosquitos (que llegan a cualquier sitio). Siendo enfermedades que vemos en la clínica y que se pueden evitar.

El heno es de vital importancia para su salud digestiva y dental, conejos que no consumen heno están predispuestos a sufrir enfermedad dental antes o después. Decimos que deben comer al menos en torno a su tamaño de heno al día o más. Prevenir la enfermedad dental prolongará la vida de su animal.

Por otro lado, las hembras deben ser esterilizadas. Hay muchos estudios que corroboran el alto porcentaje de estas que desarrollan tumores de útero cuando no son esterilizadas, por lo que su esterilización está más que justificada. Recomendamos esterilizar a partir de los 9 meses de edad. Los machos solo es necesario esterilizarlos en caso de que se quiera controlar la reproducción cuando conviven con hembras, o por problemas de comportamiento.

Recomendamos las revisiones semestrales para controlar la salud del animal, general y dental. Que junto con la vacunación, son los pilares fundamentales para la prevención de enfermedades.

En futuras entradas del blog completaremos con más información.

Deja un comentario