Datos vitales

La esperanza de vida de los erizos suele oscilar entre 4 y 6 años. Cuando nacen pesan tan solo unos 15 gramos, llegando a alcanzar un peso que varía entre los 300 y los 600 gramos en las hembras, y los 400 a 800 gramos en los machos en edad adulta. La gestación de una hembra suele durar en torno a los 35 días, y pueden llegar a tener entre 1 y 7 crías, que serán destetadas entre la cuarta y la sexta semana de vida.

Sexado

Los machos, como se aprecia en la imagen de la izquierda, presentan el prepucio (B) en la zona media del abdomen. Las hembras, imagen de la derecha, tienen una distancia ano-genital muy reducida, con la vulva (C) muy próxima al ano (D).

Alimentación

Los erizos son animales insectívoros, llegando a necesitar en su dieta un nivel más alto de fibra que el de los carnívoros, debido a la gran cantidad de insectos que adquieren en la naturaleza.
En casa, la base de su alimentación debe consistir en un pienso que contenga gran cantidad de proteína de origen animal, y sin cereales. Debes fijarte en que en la lista de ingredientes del pienso, los alimentos proteicos de origen animal aparezcan los primeros. No es recomendable darles pienso de hurón o de erizo, ya que les suele aportar más grasa de la necesaria. Nosotros recomendamos principalmente estas 3 marcas de pienso de gato, Orijen, Canagan y Applaws. Si no puedes adquirir ninguno de estos, elige un pienso de gato light de alta gama.

La ración diaria de pienso de un erizo adulto debe ser como mucho de 3 cucharadas pequeñas, para prevenir la obesidad. Los erizos que estén en crecimiento o en reproducción deben de tener una dieta ad libitum añadiendo además alimentos ricos en calcio.
La dieta debería incluir insectos, como grillos, cucarachas, gusanos de seda, tenebrios o zoophobas, estos 2 últimos en menor medida por su gran contenido graso, y todo ello de forma variada. Es importante que recordéis que todos estos insectos deben de comprarse en tiendas especializadas y no podrán ser usados como alimento los recogidos de la calle. Para promover la actividad de forrajeo y como enriquecimiento ambiental, es buena idea esconderlos por la instalación del erizo.
También puedes aportarles algo de fruta y verdura variada (si la verdura es dura, será necesario cocerla, pues corren el riesgo de que se le quede adherida al paladar). Por otro lado no deberían de ser alimentados con huevos o carne crudos, porque pueden tener Salmonella. Y los lácteos les pueden provocar diarreas. Los alimentos húmedos o perecederos deben de ser ofrecidos por la tarde noche. Además deben disponer de agua fresca y limpia en todo momento.

Alojamiento

Los erizos son animales solitarios en la naturaleza. Tienen hábitos nocturnos, prefieren los lugares tranquilos y con menor intensidad de luz; para ello debemos proveerles de un escondite donde pasarán la mayor parte de las horas de luz durmiendo. Además es importante que siempre se encuentren a una temperatura superior a 22ºC, siendo lo óptimo entre 24 y 29ºC. Para ello son adecuadas las lámparas de infrarrojos que no alteran el fotoperiodo o lámparas de cerámica que no emiten luz. Tienes que tener en cuenta que los erizos africanos no están preparados para hibernar, por ello has de tener especial cuidado con las temperaturas en invierno.
Otro aspecto a considerar es la elección del sustrato que usemos en el recinto del erizo. Lo recomendable es optar por pellets de viruta de madera o papel prensado. Debemos de revisar a diario las extremidades de nuestra mascota, ya que es relativamente frecuente que se les pueda enrollar algo que comprometa su circulación, sobre todo en las posteriores.

Curiosidades

 

¿Conoces el ritual de ungimiento? Cuando los erizos se encuentran con un objeto que desprende un nuevo olor o sabor, lo muerden, crean una especie de saliva espesa en su boca y se la aplican posteriormente con la lengua en las púas de su espalda. Es un comportamiento totalmente normal y no debemos de molestarlo mientras lo esté llevando a cabo. Os dejamos aquí un enlace a un vídeo para que podáis verlo con más detalle, aunque seguro que vuestro erizo ya lo ha hecho más de una vez.

Por otro lado, debes saber que las ruedas son una opción perfecta para que el erizo haga ejercicio y se mantenga activo. Sin embargo hay que tener cuidado con la elección de la misma, ya que si optamos por una rueda tradicional con barrotes podemos tener problemas, ya que sus patas pueden quedarse atrapadas y lesionarse. Además su reducido tamaño no es aconsejable para estos animales. Siempre es mejor elegir una rueda amplia y con una base de plástico, como las que se muestran en estas imágenes. También se les puede aportar tubos que pueden usar como escondite y refugio.

Escrito por: Jennifer Guerrero Borg.