Este es un concepto que extrapolamos desde lo que se considera “Clínica Amable con los gatos” desde la Sociedad Internacional de Medicina Felina. Para los exóticos no existe este reconocimiento supervisado por ninguna asociación o sociedad internacional, pero es interesante remarcar nuestras actuaciones en pro del bienestar de las aves en su estancia en una clínica veterinaria, desde la sala de espera a la hospitalización.

  1. No entran ni perros ni gatos en la clínica. Especialmente por los perros que ladran, un loro o pequeña ave por norma general NUNCA estará confortable en un ambiente estresante con perros. Es muy importante el control del estrés de estos animales.
  2. Estos animales cuando son hospitalizados requieren el máximo confort y ausencia de sonidos que puedan perturbarlos. Casi todos nuestros pacientes son presas, y por tanto tenerlos aislados de depredadores tanto físicamente como de sonidos de estos, es beneficioso.
  3. Disponemos de todos los alimentos que requiere cualquier psitácido o pequeña ave (entre otros) para periodos prolongados de estancia en nuestro centro, así como instrumental e instalaciones especializadas.
  4. Las consultas y salas de hospitalizados carecen de huecos en las estructuras por los que puedan escapar.