La coriza en las aves, más allá de las gallináceas

El término coriza proviene del giego Kóryza “catarro” y describe la inflamación de la mucosa de la nariz con una evolución aguda. En veterinaria este término es frecuente para referirse a un proceso de origen infeccioso con diversos agentes implicados y altamente contagioso que afecta a gallinaceas. Los signos clínicos son fundamentalmente respiratorios, y las lesiones pueden afectar a otros sistemas. La imagen típica con la que se queda el estudiante de veterinaria, es la de la gallina con un ojo casi cerrado e hinchado. Lo que está ocurriendo en la mayoría de estos casos, es que la infección está provocando que los senos del cráneo acumulen pus e incluso protuyan el ojo. En las fotos, tenemos una ninfa a la que tuvo que drenársele este pus para facilitar la cura del proceso. Puede afectar a todas las aves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *